El Juicio de Paris Parte I

El Juicio de Paris Parte I
La Cata que cambio el rumbo del Vino

Alexis Lichine, director en los años 50s de Château Lascombes, un deuxième cru dijo que “Los mejores vinos del mundo vienen de Francia”. Durante siglos nadie podía contradecir esta afirmación. En el mundo del vino estaban los franceses y el resto del mundo.

En Mayo de 1976, en París, se celebró una cata a ciegas que cambiaría al mundo vitivinícola y que se recordaría como el Juicio de París.

En el Hotel Intercontinental de Paris, Steven Spurrier, un negociante de vino, juntó a gente importante en el mundo del vino en Francia, gente como el inspector de la INAO, que se encarga del control de calidad de todo el vino francés; el editor de La Revue du vin de France, el dueño de Château Giscours un troisiéme Cru Classé de Margaux; el Sommelier del restaurante La Tour d’Argent en Paris; Aubert de Villaine, el co-propietario de la Romanée Conti uno de los vinos más caros del mundo y otros chefs y personalidades reconocidos en esa época.

Spurrier buscó que varios medios franceses asistieran para cubrir el evento, pero ninguno veía una historia interesante que pudieran contar. El único periodista que asistió fue George Taber, que asistió simplemente porque ese día no tenía otra cosa mejor que hacer.

La temática, 12 vinos de California, 6 blancos de uva Chardonnay y 6 tintos de uva Cabernet Sauvignon o de mezcla Bordelesa (Cabernet Sauvignon y Merlot en su mayoría) de pequeños productores que apenas habían comenzado a producir vino en los años 60’s, que buscaran la excelencia teniendo como modelo a los vinos franceses. De Francia, se escogieron 4 tintos de Bordeaux y 4 blancos de Bourgogne. De los blancos franceses incluían a un Grand Cru y tres Premier Cru de diferentes regiones de Borgoña, mientras que para los tintos, se incluyó al Château Mouton Rothschild, Château Haut Brion, Château Montrose y Château Leoville las Cases.

Como la intención era solamente una degustación y no un evento en donde los expertos hablarían de el después de cuatro décadas; Spurrier no creyó que el hecho de tener 12 vinos de California versus 8 de Francia fuera a tener una desventaja en cuestión de estadística para los franceses, ya que su objetivo era hacer que los franceses supieran que los vinos de California también era de calidad y que se estaba produciendo cosas interesantes.

La tarde del 24 de Mayo, Spurrier apuntó en una hoja los nombres los 20 vinos y se la entregó al único periodista asistente, Taber para que apuntara la secuencia de servicio. Nadie más sabría que vinos se estaban probando, ni los jueces, ni el mismo Spurrier.

Pasada las tres de la tarde, Spurrier explicó a los jueces el motivo de dicho evento; probar los vinos como parte del bicentenario de la Independencia de los EUA y a Francia por su rol en la historia de la nación norteamericana.

El primer vino que se degustó fue un Puligny Montrachet del 72, el cual se probó entre vinos y risas de los jueces.

Mientras se iban degustando los vinos, Taber se dio cuenta que los jueces no diferenciaban entre los blancos de Francia y los de California. Comentarios como: “Este vino no tiene aromas, seguro es de California”, “Un gran Chardonnay de Borgoña sin duda alguna”, cuando en realidad el primero era un Bâtard Montrachet Grand Cru y el segundo un Freemark Abbey de California.

Al término de la degustación de los blancos, se recolectaron las tarjetas con las puntuaciones de cada vino y se procedió a sumar las puntuaciones.

La idea original era el de anunciar los resultados al final del día, pero debido a la lentitud del servicio y a la preparación de los vinos tintos para su degustación, Spurrier decidió dar los resultados quedándose sorprendido mientras daba los resultados.

Al terminar, Spurrier miró a los jueces, boquiabiertos y despavoridos. Nadie esperaba eso…

Armagnac Vs Cognac